11 de Marzo de 2012

SEIS PELÍCULAS ARGENTINAS EN EL XXVII FESTIVAL DE GUADALAJARA


Mía, de Javier Van de Couter y Abrir puertas y ventanas, de Milagros Mumenthaler, compiten en la categoría Mejor Largometraje Iberoamericano de Ficción en la edición número 27 del prestigioso Festival Internacional de Cine en Guadalajara, que se realizará entre el 2 y el 10 de marzo. Por el premio al Mejor Documental Latinoamericano compiten 75 habitantes, 20 casas, 300 vacas, de Fernando Domínguez y ¡Vivan las antípodas!, de Victor Kossakovsky. En la categoría Mejor Cortometraje Iberoamericano, se encuentra Pude ver un puma, de Eduardo Williams y Sobre la estepa, de Ty Roberts.
Mía es la primera película de Javier Van de Couter y cuenta la historia de Ale (Camila Sosa Villada), una chica transexual que trabaja de cartonera y un día encuentra en la calle el diario íntimo de Mía, una joven que ha muerto y ha dejado solos a su marido Manuel (Rodrigo De la Serna) y a su pequeña hija Julia (Maite Lanata). La empatía que siente Ale con Mía, al leer el contenido del diario, la llevará a desear ocupar su lugar.
Abrir puertas y ventanas, de co-producción suizo-argentina, es también la opera prima de Milagros Mumenthaler. Cuenta la historia de tres hermanas adolescentes que quedan solas en la casa familiar tras la muerte de su abuela, que las había criado, y la forma en que cada una expresa su duelo y transita el camino a la adultez.
75 habitantes, 20 casas, 300 vacas es el primer largometraje de Fernando Domínguez y está inspirado en la vida del pintor Nicolás Rubió. Una mañana, el artista inicia un cuadro sobre la casa de su niñez en Francia, pero no puede recordarla. Desde Buenos Aires, evocará los años de su infancia para poner fin a este olvido y recatar un mundo que ya no existe.

¡Vivan las antípodas! es un documental de co-producción argentina, chilena, alemana y holandesa, en el que el realizador ruso Victor Kossakovsky se traslada a sitios diametralmente opuestos, como ser la balsa San Justo (Entre Ríos) y la metrópolis china Shangai. Por medio de las ocho antípodas que se visitan en el film, se puede apreciar las coincidencias que logran hermanar hasta los lugares más disímiles.

En cuanto a los cortometrajes en competición, Pude ver a un puma trata sobre un grupo de jóvenes que, luego de un accidente, se embarcan por un viaje que los lleva de los techos de su barrio hasta lo más profundo de la tierra. Y Sobre la estepa, narra la historia de cuatro hombres que pelearán por su supervivencia en la estepa patagónica.

Como siempre, es digno de destacar la constante presencia argentina en los festivales latinoamericanos.

Archivo: Info DAC N°77

Últimas noticias

08 de Junio de 2022

ESTADO DE ALARMA PARA EL CINE NACIONAL: ¡Nuestra Cultura no caduca!

Leer más

21 de Abril de 2021

UNA GRAN OPORTUNIDAD PARA EL CINE ARGENTINO. PROPONEMOS APROVECHARLA.

Leer más

20 de Abril de 2021

DERECHOS CREATIVOS Y LABORALES

Leer más