01 de Marzo de 2012

UNA DE PIRATAS: SELKIRK, PELICULA ANIMADA LATIONAMERICANA

En un taller de Montevideo, Uruguay, Walter Tournier y su equipo de trabajo dieron vida al mundo de Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe, una película de animación realizada en stop motion, con fondos 3D y nacionalidad tripartita: Uruguay, Argentina y Chile.

Durante dos años y dos meses, 35 personas trabajaron seis horas diarias con cinco maquetas que recrearon los ámbitos en los que transcurre la película, que trata la historia de Alexander Selkirk, uno de los dos personajes en los que Daniel Dafoe se inspiró para escribir Robinson Crusoe. Argentina se encargó del diseño de lo guiones gráficos, la musicalización y las voces (uno de los actores elegidos es Mariano Chiesa, quien le puso la voz a la exitosa publicidad del pajarito de Twistos), y Chile fue responsable de los fondos, para los que se aplicó otra técnica: la animación en 3D. En total, más de 100 personas participaron del film, que contó con un presupuesto de 1.250.000 dólares y se estrenó en febrero en la Argentina, Uruguay, Chile y Perú.

Tournier es director de la puesta, y también guionista y uno de los productores. Cuando se le pregunta por qué eligieron contar una de piratas, responde: “De alguna manera, descubrimos lo que hizo Dafoe, que era contemporáneo de Selkirk. A él le cuentan la historia de este hombre y crea la novela ambientada en el Caribe. Entre 1790 y 1794, Selkirk, que era escocés, fue marinero en un galeón inglés. Cuando estaban camino al Cabo de Hornos, en busca del Manila, que era un barco lleno de oro y tesoros de la época, se pelea con el capitán, porque después de una tormenta él insiste en que hay que arreglar el barco. Entonces, lo abandonan en un archipiélago, frente a Santiago de Chile. Lo dejan solo y se van. Él tenía razón, porque ese barco finalmente se hunde. Selkirk vivió cuatro años en la isla, de donde fue rescatado por otro pirata. La historia sucedió cerquita… Nos gustó la idea porque había pasado en esta latitud. Pero además, el detonante fue que, cuando Selkirk vuelve a Inglaterra, domestica gatos, como en la isla. Él añoraba lo que había vivido. Este hombre ambicioso aprende a hacer fuego y cerámica cuando se encuentra con la naturaleza. Queríamos ver qué le pasaba al ser humano en una situación así. ¿Se deja abatir, se deja morir? No, sigue adelante, saca fuerzas de donde no sabía que las tenía. De alguna forma, él va a buscar un tesoro y descubre otro”.

Tournier tiene 67 años y un sinfín de premios ganados. Estuvo exiliado hasta 1985 en Perú, pero regresó a su país, y dice, convencido, de que talento, en esos pagos, no falta. Él es uno de los animadores más respetados de América latina y suele llamárselo el Tim Burton latinoamericano. Pero no parece cómodo con ese apodo: “Somos muy diferentes a pesar de trabajar con la misma técnica. No me gusta nada que me digan eso. Más cuando tengo algunos antecedentes de cositas raras con él. Hay una película producida por él, titulada 9, y un trabajo mío, A pesar de todo, que fue realizado ocho años antes… Si lo ven, cada uno sacará sus conclusiones. Sé que él anda con unos juicios en Italia. Algo similar sucedió con El cadáver de la novia y otro mío, Hasta los huesos. No tengo nada contra él, salvo esas cosas. Sí lo respeto como realizador, pero que saquen ideas de esta parte del mundo…”.

Según Tournier, “Cualquiera puede lograr imágenes con movimiento, pero no cualquiera puede animar. Porque animar viene de la palabra ‘alma’. Se trata de darle carácter al personaje, de conseguir que se mueva como uno quiere. Eso requiere cierta especialización”. Tournier asegura que se trata de un trabajo en equipo, una hazaña impensable sin la ayuda de tantas almas creativas, entre las que se encuentran muchos de sus ex alumnos. “La piel de los muñecos es de silicona, se le dan varias capas. Y las manos son de látex. Con los años, logramos que la estructura interna de estos muñecos –explica mientras mueve un esqueleto de acero articulado– pueda flexionarse con mayor suavidad. Así los movimientos son más reales”.

Pero no todo es técnica para este uruguayo, y queda claro cuando se le pregunta qué es para él la animación: “La posibilidad de transmitir ideas para tratar de ayudar a que el ser humano crezca”.

El 16 de febrero comenzó una exposición en la Torre de las Telecomunicaciones de Antel (Uruguay), donde se muestran los muñecos y la escenografía del film. Después de la cual, Tournier y Laura Severi (directora de arte de Selkirk, ilustradora, artista plástica y esposa de Tournier) harán talleres y concursos de guión, apoyados por la Fundación Mario Benedetti para incentivar a los jóvenes a producir.


Fuente: Clarín

Últimas noticias

27 de Agosto de 2020ACTUALIZADA: 19 OCTUBRE DE 2020

El Ministerio de Cultura, con el consenso de todas las entidades del sector audiovisual, aprobó el protocolo para la reanudación de la actividad

Leer más

23 de Julio de 2020

¡Feliz día Directoras y Directores Audiovisuales!

Leer más

06 de Julio de 2020

Nueva App DAC Mobile Directores

Leer más