27 de Febrero de 2006

Música y cine francés en guerra contra ley que autoriza las copias por Internet

Johnny Hallyday, Patrick Bruel, Francis Cabrel o Pascal Obispo son sólo algunos de los múltiples artistas franceses que han puesto el grito en el cielo al enterarse del visto bueno de los diputados de su país a la práctica conocida como «peer to peer».

A cambio de una «licencia global», es decir de un pago general al suministrador de internet, los diputados autorizan a los internautas a copiar a voluntad música, películas o juegos de vídeo.

Las enmiendas presentadas por un diputado de la conservadora y gobernante UMP y por otro de la oposición socialista salieron adelante con 30 votos a favor (de ambos grupos) y 28 en contra.

Frontalmente opuesto a la idea de «licencia global», el ministro de Cultura, Renaud Donnedieu de Vabres, piensa contraatacar. Tiene previsto someter las polémicas enmiendas a un nuevo voto.

Obligado a dejar para 2006 la aprobación de su proyecto de ley sobre los derechos de autor en la sociedad de la información, que quería cerrar antes de finales 2005, Donnedieu de Vabres no está solo en su combate en contra del pirateo en Internet.

Los artistas ya citados, así como Alain Souchon, Michel Sardou, Cali, Benabar o Corneille, entre otros, han firmado un comunicado en el que precisan que el hecho de que estén en contra de las sanciones contra los internautas que copien sus discos no quiere decir que apoyen el concepto de «licencia global», que «amenaza la creación».

«Legalizar que se copie la música de manera casi gratuita equivale a matar nuestro trabajo», según Hallyday, mientras que para Cabrel las enmiendas aprobadas «niegan el valor de la cultura».

«Si la música se convierte en gratuita, entonces pido a los representantes del Estado que trabajen por el bien público y que lo hagan gratuitamente», propuso Sardou. Bruel se preguntó si es democrático que se apruebe una ley, que «a corto plazo equivale a la muerte de la creación» en Francia, con los votos de «un puñado de diputados» y en plena noche.

El mismo malestar se detecta en el mundo del cine, donde, por ejemplo, el cineasta Pierre Jolivet planteaba: «si estamos en un mundo donde se decide que la cultura es gratuita porqué no también la comida». El Sindicato nacional de los editores fotográficos, la Unión nacional de los autores y compositores, el sindicato nacional de autores y compositores, así como la Cámara sindical de la edición musical también han mostrado su hostilidad a esa medida.

La única nota discordante la ha puesto la Sociedad de percepción y de distribución de derechos de artistas e interpretes de la música y de la danza, que afirma disponer de 13.500 firmas de sus asociados a favor de la «licencia global», pero no dice quiénes son. El proyecto de ley gubernamental trata de luchar contra el pirateo de películas y música en internet al asimilarlo al delito de falsificación.

Se calcula que el 38 por ciento de las películas estrenadas entre el verano de 2004 y la mismas fechas de 2005 han sido ya pirateadas. Las industrias del disco y del cine estiman en 4.600 y 3.000 millones de dólares, respectivamente, sus perdidas por pirateo.

 

Archivo: InfoDAC N°62

Últimas noticias

27 de Agosto de 2020ACTUALIZADA: 19 OCTUBRE DE 2020

El Ministerio de Cultura, con el consenso de todas las entidades del sector audiovisual, aprobó el protocolo para la reanudación de la actividad

Leer más

23 de Julio de 2020

¡Feliz día Directoras y Directores Audiovisuales!

Leer más

06 de Julio de 2020

Nueva App DAC Mobile Directores

Leer más