11 de Marzo de 2012

JAMER CAMERON Y MARTIN SCORSESE HABLAN DEL CINE EN 3D


Martin Scorsese: –Al ser mi primer tentativa en 3D, descubrí que la historia misma me llevaba a usar los elementos de espacio y profundidad como narración. La estación de tren, el interior de las paredes, el interior de los relojes, el autómata y, finalmente, el propio Méliès realizando sus primeras películas. Tenía muchísimo que ver con la maquinaria y los mecanismos del 3D que crean algo más allá de sí mismos.

James Cameron: –Yo la encontré muy emocional. Sentí que los espectadores vivían a flor de piel cada situación que transcurría en el film, que lo experimentaban de una manera muy presente.

MS: –Bueno, eso era exactamente lo que estaba buscando. En vez del 3D con las cosas flotando alrededor de la cámara, preferí salir a buscar a los espectadores y meterlos en la película. Quería generar esa percepción. La sensación de estar introduciendo a una determinada audiencia en un mundo particular, más que de estar mirando como por un reproductor.

JC: –Cierto, creo que no sirve hablar del 3D como si fuera algo separado de la película. El 3D es un elemento del film como también lo es el color de la fotografía o la línea argumental. Se derrumba pensar que el 3D es sólo para films híper comerciales… Para mí, lo lograste integrando el 3D con el color, la composición, el movimiento de cámara, las actuaciones, todo.

MS: –La verdad, me resulta increíble escucharte decir eso. Por momentos fue muy aterrador hacer esta película porque la gente me decía: “No vemos la hora de poder ver el resultado final.”

JC: –Pero tus instintos fueron impecables. Quiero decir: es la mejor fotografía en 3D que vi en mi vida. Una fotografía que sostiene la película y no que distrae. Siempre dije que el 3D debía agregar valor y que si no lo hacía, había que salir inmediatamente de él. Nunca tenés que permitir que acapare el centro de atención, tenés que dejar que esté ahí, al costado.

MS: –Hace dos años estaba en El Cairo junto a un grupo de realizadores de Egipto, Palestina y otros lugares cuando dije: “Ahora el 3D va a ser la nueva gran cosa”. Uno de estos realizadores contestó: “Puede ser, pero tiene que estar vinculado con el guión, con la historia” y yo le respondí: “Tenés razón”.

JC: –Es la verdad.

MS: –Después el argentino Gaspar Noé, que hace esas películas tan fuertes, me dijo: “¿De verdad vas a probar el 3D? Tenés que hacer tomas bien largas”. Y agregó: “Si hiciera una peli en 3D grabaría una sola toma de 20 minutos con los personajes entrando y saliendo, y combinándolos digitalmente”.

JC: –Es un desafío. ¡Pero no creo que yo esté preparado todavía!

MS: –¡Yo tampoco! Pero tenemos que entender que cuando las imágenes en movimiento recién empezaron, la gente pedía sonido, color, una pantalla y profundidad. De hecho, de las películas de los hermanos Lumière que fueron restituidas, dos eran en 3D. El mismo Méliès iba en esa dirección. Y lo mismo después con el color. Lo que pasa es que al principio el color no era bien visto. No era considerado para películas serias. Por esto, hasta 1965, la Academia dividía el premio a Mejor Película en dos categorías: blanco y negro, por un lado, y color por el otro. Porque el color estaba relegado solamente a musicales, comedias y westerns.

JC: –Épicas de espadas y sandalias.

MS: –Exacto: espadas y sandalias. Pero después, en 1969, un crítico dijo: “Todas las películas van a ser hechas a color de ahora en más.” Y nadie podía creerlo. Por eso me costó bastante hacer Toro salvaje en blanco y negro, hasta que Irwin Winkler les dijo a los muchachos de United Artists: “Piensen en todas las películas de los años sesenta que fueron hits. Fueron todas en blanco y negro”. Y ahí aflojaron.

JC: –¡Y valió la pena! Por eso, algún día, alguien va a tener a tener que esgrimir la cláusula Woody Allen de tu contrato, que dice que podés filmar una película en blanco y negro si lo deseas, pero aplicada al mundo 3D. Porque todo el mundo va a ser 3D. Y si en el futuro no querés filmar en 3D vas a necesitar que tener esa cláusula en el contrato. Así algún joven Martin Scorsese del futuro podrá decirles: “¡Miren cómo les hago una buena película en 3D!” (risas).


Fuente: Sarah Brown – Tiempo Argentino


Archivo: Info DAC N°77

Últimas noticias

27 de Agosto de 2020ACTUALIZADA: 19 OCTUBRE DE 2020

El Ministerio de Cultura, con el consenso de todas las entidades del sector audiovisual, aprobó el protocolo para la reanudación de la actividad

Leer más

23 de Julio de 2020

¡Feliz día Directoras y Directores Audiovisuales!

Leer más

06 de Julio de 2020

Nueva App DAC Mobile Directores

Leer más